El golpe de calor se produce cuando nuestro cuerpo está expuesto al sol durante largo tiempo o por hacer ejercicio en ambientes calurosos, de forma que el cuerpo pierde agua y sales esenciales.

¿Cómo detectamos que es un golpe de calor?

Los principales síntomas son una sensación de sed intensa y sequedad en boca, aumento de la temperatura corporal por encima de 39º, sufrimos mareos o desmayos, vértigo o calambres musculares y dolor de estómago. También es un síntoma una sudoración excesiva, la sensación de calor sofocante, piel seca o agotamiento, cansancio o debilidad. Si tienes cualquier de estos síntomas debes parar inmediatamente.

Lo que se conoce popularmente como una "pajara", no deja de ser un síntoma de un posible golpe de calor, aunque también tiene que ver con una alimentación inadecuada.

Un golpe de calor es algo serio, ya que puede requerir hospitalización inmediata. Puede causar vómitos, diarrea, convulsiones, confusión, coma e incluso la muerte.

Primeros auxilios en caso de golpe de calo

Si se sufre un golpe de calor debemos tratarlo inmediatamente. Hay que llamar inmediatamente a un médico o a una ambulancia. Nos hidrataremos y enfriaremos el cuerpo en una zona oscura o de sombra, y si es posible poner paños de agua fría sobre el cuerpo o una ducha fría. El mar o un río pueden ser perfecto para refrescar el cuerpo. Si el golpe de calor no es severo nos recuperaremos de forma natural al bajar nuestra temperatura corporal. 

Recuerda tomar precauciones antes de salir con tu bicicleta eléctrica, te damos algunos CONSEJOS PARA QUE NO TE PILLE NI EL CALOR NI EL VERANO.

¡Evita los golpes de calor este verano!